Biomasa: qué es, cómo funciona, tipos + todo lo que debes saber sobre la energía de las plantas

Biomasa: qué es, cómo funciona, tipos + todo lo que debes saber sobre la energía de las plantas
Table
  1. Qué es la biomasa
  2. Tipos de biomasa.
  3. ¿Cómo se aprovecha la energía de la biomasa?
    1. 1. Procesos Térmicos
    2. 2. Procesos Químicos
    3. 3. Procesos Biológicos
  4. Ventajas de la biomasa.
    1. 1. Renovable
    2. 2. Reducción de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero
    3. 3. Gestión de Residuos
    4. 4. Diversificación Energética
    5. 5. Desarrollo Económico Local
    6. 6. Compatibilidad con Sistemas Existentes
    7. 7. Aplicaciones Versátiles
    8. 8. Soporte para Agricultura y Silvicultura Sostenibles
  5. Usos de la energía de la biomasa según su origen
    1. Producción de Biocombustibles (Biodiésel, Biojet, etc.)
    2. Producción de Biogás
    3. Producción de Energía Térmica (Calefacción, Pellets, etc.)
    4. Producción de Energía Eléctrica (Centrales de Biomasa)


Qué es la Biomasa y cómo funciona: todo lo que debes saber sobre la energía de las plantas

En el planeta Tierra existe un tipo de energía que puede ser creada a partir de materia orgánica como la madera y que está considerada como una increíble fuente de energía sostenible que ya ha alcanzado un gran potencial en algunos países.

Es el caso de la biomasa y la obtención que están haciendo algunas organizaciones como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Pero, ¿sabes exáctamente qué es la biomasa y los tipos de categorías de recursos energéticos en los que se engloba?

Qué es la biomasa

La biomasa es una fuente de energía renovable que proviene de materia orgánica, tanto vegetal como animal. Esta materia orgánica puede ser aprovechada directamente como combustible o puede ser transformada en otros tipos de combustibles más manejables, como biogás o biocombustibles líquidos. La biomasa incluye una amplia variedad de materiales, como residuos agrícolas (paja, restos de cosechas), residuos forestales (ramas, aserrín), cultivos energéticos específicos (maíz, caña de azúcar, palma), residuos orgánicos urbanos, y hasta excrementos de animales.

La obtención de energía a partir de la biomasa puede realizarse a través de varios métodos, dependiendo del tipo de material y el uso final de la energía. Algunos de los métodos más comunes incluyen:

  1. Combustión directa: La forma más sencilla de aprovechamiento, donde la biomasa se quema directamente para producir calor. Este calor se puede utilizar para generar electricidad a través de turbinas de vapor, o directamente en sistemas de calefacción.
  2. Gasificación: Consiste en transformar la biomasa en un gas combustible (gas de síntesis) mediante su calentamiento a altas temperaturas en presencia de una cantidad limitada de oxígeno. El gas resultante puede ser quemado para generar electricidad o calor, o puede ser utilizado como materia prima para la producción de combustibles líquidos o químicos.
  3. Fermentación: Es un proceso biológico que convierte los azúcares presentes en la biomasa en alcohol (etanol). Este método es comúnmente utilizado para producir biocombustibles líquidos a partir de cultivos como la caña de azúcar o el maíz.
  4. Digestión anaeróbica: Se utiliza para tratar residuos orgánicos, especialmente excrementos de animales y residuos urbanos, en un ambiente sin oxígeno. Este proceso produce biogás, una mezcla de metano y dióxido de carbono, que puede ser utilizado como combustible.
  5. Pirolisis: Es el calentamiento de la biomasa en ausencia de oxígeno, lo que produce una mezcla de gases, líquidos (bio-aceite) y carbón (biochar). Estos productos pueden ser utilizados como combustibles o como materia prima para la industria química.

La elección del método de obtención depende de varios factores, incluyendo el tipo de biomasa disponible, los costos asociados, la tecnología disponible, y los objetivos específicos de la producción de energía (electricidad, calor, combustible). La biomasa juega un papel importante en la diversificación de las fuentes de energía y en la reducción de la dependencia de los combustibles fósiles, contribuyendo así a la mitigación del cambio climático.

Tipos de biomasa.

La biomasa se puede clasificar en varias categorías según su origen y tipo. A continuación, se describen los principales tipos de biomasa:

  1. Biomasa agrícola: Incluye los residuos generados por las actividades agrícolas, como paja, tallos, hojas, cáscaras, y otros subproductos de la cosecha. También puede incluir cultivos energéticos específicos plantados para su uso como fuente de energía, como el miscanto, el switchgrass, y el maíz.
  2. Biomasa forestal: Compuesta por residuos de la gestión forestal y la industria maderera, incluye ramas, cortezas, serrín, y restos de madera no aptos para uso comercial. También incluye la leña y los cultivos energéticos forestales, como el sauce y el álamo, plantados específicamente para la producción de energía.
  3. Residuos orgánicos urbanos: Son los residuos biodegradables procedentes de hogares y actividades urbanas, como restos de comida, papel, y cartón. La fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos puede ser utilizada para producir energía, reduciendo así la cantidad de desechos destinados a vertederos.
  4. Biomasa animal: Incluye los residuos generados por la ganadería y la avicultura, como el estiércol y otros desechos orgánicos. Estos pueden ser tratados para producir biogás a través de procesos de digestión anaeróbica o ser utilizados como fertilizantes naturales.
  5. Cultivos energéticos: Son plantas específicamente cultivadas para ser utilizadas como fuente de energía. Pueden ser cultivos herbáceos, como el miscanto y el switchgrass, o cultivos leñosos, como el sauce y el álamo. Estos cultivos se caracterizan por su alto rendimiento de biomasa y su capacidad para crecer en suelos de baja calidad, lo que los hace menos competitivos con los cultivos alimentarios.
  6. Biogás: Aunque el biogás es en sí mismo un tipo de energía renovable más que un tipo de biomasa, se produce a partir de la descomposición anaeróbica de materia orgánica, lo que incluye varios de los tipos de biomasa mencionados anteriormente. El biogás está compuesto principalmente por metano y dióxido de carbono y puede ser utilizado para generar calor y electricidad o ser refinado y utilizado como combustible para vehículos.
  7. Residuos industriales orgánicos: Son subproductos orgánicos de procesos industriales, como bagazo de caña de azúcar, orujo de aceituna, y residuos de la industria alimentaria y de bebidas. Estos residuos pueden ser aprovechados para producir energía, reduciendo el impacto ambiental de la industria.

Cada tipo de biomasa tiene características específicas que influyen en su aprovechamiento energético, como el contenido de humedad, la densidad energética, y la composición química. La elección del tipo de biomasa y del método de conversión energética depende de factores como la disponibilidad local, los costos, y los objetivos de sostenibilidad.

¿Cómo se aprovecha la energía de la biomasa?

La energía de la biomasa se puede aprovechar de varias maneras, dependiendo del tipo de biomasa disponible, las necesidades energéticas específicas y la tecnología aplicable. Los métodos principales de conversión de biomasa en energía incluyen procesos térmicos, químicos y biológicos. A continuación, se detallan estas tecnologías y aplicaciones:

1. Procesos Térmicos

  • Combustión: La biomasa se quema directamente para producir calor, que puede utilizarse para generar vapor y, a su vez, electricidad mediante turbinas de vapor. Es el método más sencillo y común para aprovechar la energía de la biomasa, aplicable tanto a pequeña como a gran escala.
  • Gasificación: Transforma la biomasa en un gas combustible (gas de síntesis) mediante su calentamiento a altas temperaturas en un ambiente con oxígeno limitado. El gas resultante puede quemarse para producir electricidad o calor, o utilizarse para producir combustibles líquidos o químicos.
  • Pirolisis: Es el calentamiento de la biomasa en ausencia de oxígeno. Este proceso produce una mezcla de gases, líquidos (bio-aceite) y sólidos (biochar), que pueden utilizarse como fuente de energía o como materiales en diversos procesos industriales.
  • Co-combustión: La biomasa se quema junto con carbón u otros combustibles en plantas de energía existentes, lo que permite aprovechar la infraestructura existente y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

2. Procesos Químicos

  • Transesterificación: Se utiliza para producir biodiesel a partir de aceites vegetales o grasas animales mediante la reacción con un alcohol (generalmente metanol). El biodiesel puede utilizarse como combustible para motores diésel, solo o mezclado con diesel convencional.

3. Procesos Biológicos

  • Fermentación: Convierte los azúcares contenidos en la biomasa en etanol, un biocombustible líquido, mediante el uso de microorganismos. El etanol se puede mezclar con gasolina para usar en motores de vehículos, reduciendo así la dependencia del petróleo.
  • Digestión anaeróbica: Produce biogás (principalmente metano y dióxido de carbono) a partir de la descomposición de materia orgánica en ausencia de oxígeno. Este proceso es ideal para tratar residuos agrícolas, lodos de depuradoras y residuos orgánicos municipales. El biogás puede ser utilizado para generar electricidad y calor o puede ser purificado y utilizado como gas natural.

Estos métodos permiten aprovechar la energía contenida en la biomasa para generar electricidad, producir calor o fabricar combustibles líquidos y gaseosos. La elección del método depende de factores como el tipo de biomasa disponible, los requerimientos energéticos, las consideraciones económicas y los impactos ambientales. La utilización de la biomasa como fuente de energía contribuye a la diversificación energética, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y la gestión sostenible de residuos.

Ventajas de la biomasa.

La biomasa, como fuente de energía renovable, ofrece varias ventajas sobre los combustibles fósiles y otras fuentes de energía, contribuyendo tanto a la sostenibilidad ambiental como a la seguridad energética. Algunas de las principales ventajas de la biomasa incluyen:

1. Renovable

  • La biomasa es una fuente de energía renovable, ya que se produce a partir de materia orgánica que puede regenerarse a una velocidad mucho mayor que la de los combustibles fósiles, asegurando así un suministro sostenible a largo plazo.

2. Reducción de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero

  • Al sustituir los combustibles fósiles, la biomasa puede ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que la cantidad de CO2 emitida durante su combustión es aproximadamente igual a la que las plantas absorben durante su crecimiento, resultando en un balance de carbono más favorable.

3. Gestión de Residuos

  • La utilización de residuos orgánicos y agrícolas para producir energía ayuda a gestionar estos residuos de manera eficiente, reduciendo la necesidad de vertederos y disminuyendo las emisiones de metano asociadas a su descomposición.

4. Diversificación Energética

  • Incorporar la biomasa en la matriz energética de un país ayuda a diversificar las fuentes de energía, reduciendo la dependencia de combustibles fósiles importados y aumentando la seguridad energética.

5. Desarrollo Económico Local

  • La producción y el procesamiento de biomasa pueden estimular la economía local, creando empleo en áreas rurales mediante el cultivo de biomasa, su recolección, procesamiento y la gestión de las instalaciones de energía.

6. Compatibilidad con Sistemas Existentes

  • La biomasa puede ser utilizada en sistemas de energía existentes (como plantas de energía a carbón mediante co-combustión) y puede ser transformada en combustibles líquidos y gaseosos compatibles con la infraestructura actual de transporte y distribución de energía.

7. Aplicaciones Versátiles

  • La energía proveniente de la biomasa puede ser utilizada en una variedad de aplicaciones, incluyendo la producción de calor, electricidad, y combustibles para transporte, ofreciendo así soluciones flexibles para satisfacer diferentes necesidades energéticas.

8. Soporte para Agricultura y Silvicultura Sostenibles

  • El uso de residuos agrícolas y forestales promueve prácticas sostenibles en estos sectores, y el cultivo de plantas para biomasa puede contribuir a la recuperación de tierras degradadas.

Aunque la biomasa ofrece muchas ventajas, es importante gestionar su producción y uso de manera sostenible para minimizar posibles impactos negativos sobre la biodiversidad, el uso de la tierra y los recursos hídricos. La evaluación del ciclo de vida de los proyectos de biomasa es crucial para asegurar que proporcionen beneficios netos en términos de emisiones de gases de efecto invernadero y sostenibilidad ambiental.

Biomasa

Usos de la energía de la biomasa según su origen

La energía de la biomasa puede ser transformada y utilizada de diversas maneras, dependiendo de su origen y del proceso de conversión empleado. A continuación, se detallan algunos de los usos específicos de la energía de la biomasa, agrupados según su origen y el tipo de energía o combustible producido:

Producción de Biocombustibles (Biodiésel, Biojet, etc.)

  • Biodiésel: Se produce principalmente a partir de aceites vegetales (como aceite de soja, canola o palma) o grasas animales mediante un proceso químico conocido como transesterificación. El biodiésel puede utilizarse en motores diésel puros o mezclado con diésel fósil.
  • Bioetanol: Se obtiene por la fermentación de azúcares extraídos de cultivos como la caña de azúcar, maíz, sorgo, o trigo. Es utilizado como aditivo o sustituto de la gasolina en vehículos.
  • Biojet: Combustible de aviación producido a partir de biomasa, utilizando diversos procesos de conversión, como la hidrotratamiento de aceites vegetales o la gasificación y síntesis Fischer-Tropsch de residuos agrícolas o forestales. Ayuda a reducir la huella de carbono del sector aéreo.

Producción de Biogás

  • Digestión Anaeróbica: Proceso biológico que convierte residuos orgánicos (estiércol, residuos agrícolas, residuos orgánicos municipales) en biogás, una mezcla de metano y dióxido de carbono. El biogás puede utilizarse para generar electricidad y calor o puede ser purificado a biometano y usado como combustible para vehículos o inyectado en la red de gas natural.

Producción de Energía Térmica (Calefacción, Pellets, etc.)

  • Pellets y Briquetas de Madera: Fabricados a partir de residuos de madera comprimidos, se utilizan en estufas y calderas domésticas o industriales para la producción de calor.
  • Calefacción Directa: La combustión directa de biomasa (residuos agrícolas, madera, residuos forestales) en calderas especiales produce calor para procesos industriales, sistemas de calefacción central o agua caliente.
  • Aceite Térmico: Algunos procesos industriales requieren aceites calentados a altas temperaturas, que pueden ser proporcionados por sistemas de calderas alimentadas con biomasa.

Producción de Energía Eléctrica (Centrales de Biomasa)

  • Centrales de Combustión Directa: La biomasa se quema para generar vapor, que a su vez impulsa turbinas para generar electricidad. Es el método más común de producción de energía eléctrica a partir de biomasa.
  • Co-combustión: La biomasa se quema junto con carbón u otros combustibles fósiles en plantas de energía existentes para reducir las emisiones y aprovechar la infraestructura existente.
  • Gasificación: Transforma la biomasa en un gas de síntesis que se quema en turbinas de gas o motores de combustión para generar electricidad.
  • Digestión Anaeróbica a Biogás: El biogás producido se utiliza en motores de combustión o turbinas de gas para generar electricidad, con la posibilidad de aprovechar el calor residual para calefacción en un esquema de cogeneración.

Cada uno de estos usos aprovecha distintas características de la biomasa, desde su composición química hasta su estado físico y disponibilidad regional, para convertirla en formas de energía útiles para la sociedad, reduciendo la dependencia de fuentes de energía no renovables y mitigando el impacto ambiental asociado con la generación de energía.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Le plus lu :

Go up