Cómo revivir las plantas de lavanda moribundas: Guía completa

Cómo revivir las plantas de lavanda moribundas
Table
  1. ¿Por qué se está secando mi planta de lavanda?
  2. Lavanda en macetas.
    1. Cuidados para la lavanda en maceta
  3. Otras razones por las que una planta de lavanda se está muriendo.
  4. Los insectos pueden ser un problema.
  5. Enfermedades.
    1. Podredumbre de raíz en lavanda
    2. Control de plagas en lavanda
  6. Cómo revivir la lavanda.
  7. pH del suelo para lavanda
    1. ¿Por qué es importante el pH alcalino para la lavanda?
    2. ¿Cómo medir el pH del suelo?
    3. ¿Cómo ajustar el pH del suelo?
    4. Mantenimiento del pH


Cómo revivir las plantas de lavanda moribundas

La lavanda es una hermosa y aromática planta originaria del Mediterráneo que muchos jardineros incorporan a sus jardines, a veces con resultados desalentadores. Si notas que tus plantas de lavanda se están muriendo, probablemente te preguntes por qué y cómo revivir la lavanda.

¿Por qué se está secando mi planta de lavanda?

Si has notado que tu planta de lavanda parece un poco apagada, lo primero que hay que hacer es identificar la causa.

Las plantas de lavanda pueden ser un poco quisquillosas. Por un lado, necesitan un suelo que drene bien y tenga un pH de 6 a 8. Un análisis del suelo ayudará a determinar si es necesario ajustar el pH. Para elevar el pH, enmiende el suelo con piedra caliza. ¿Cómo calcular PH del suelo?

Como la lavanda procede del Mediterráneo, esta planta necesita mucho sol, de seis a ocho horas al día. Sin embargo, las plantas nuevas aún no pueden tolerar el calor, así que plántalas a principios o mediados de la primavera para que tengan tiempo de aclimatarse antes de las calurosas temperaturas del verano.

Además, algunas personas pueden pensar que su planta de lavanda se está muriendo cuando en realidad está inactiva.

El letargo se produce cuando las temperaturas se enfrían y la luz del sol está menos disponible. La lavanda muerta no tendrá signos de color verde, sino que las ramas estarán marrones y huecas.

La temperatura es otra razón por la que su planta de lavanda puede estar muriendo.

La nieve no afecta a las plantas de lavanda maduras, pero las bajas temperaturas sí.

Lavanda en macetas.

El cultivo de la lavanda en macetas tiene su propio conjunto de consideraciones especiales. Hablamos de porque se seca la lavanda en maceta.

Si la lavanda en macetas se está muriendo, puede deberse a que la planta está regada en exceso o en defecto, a que la tierra no se ajusta a las necesidades de la planta, a que la planta recibe muy poca o demasiada luz solar, o a que la planta necesita ser fertilizada.

Las bajas temperaturas pueden afectar a la lavanda en maceta. Es una buena idea proteger la lavanda en maceta cuando bajan las temperaturas, trasladando la planta a un garaje, cubriéndola con un plástico por ejemplo o cubriéndola con mucho mantillo.

Tanto la lavanda en maceta como la que se encuentra en la tierra pueden verse afectadas por el exceso o la falta de riego. La lavanda regada en exceso puede presentar hojas amarillentas, inicialmente en las hojas inferiores. La caída, el olor a podrido y, por supuesto, la tierra empapada son también indicadores de que una lavanda regada en exceso está muriendo. Las lavandas con poco riego se caen y la tierra se siente completamente seca.

Para regar correctamente la lavanda en maceta, empapa bien la tierra y luego deja que se seque completamente la pulgada superior (2,5 cm.) antes de volver a regar.

Cuidados para la lavanda en maceta

Cultivar lavanda en maceta puede ser una experiencia maravillosa y perfumada, perfecta para quienes no tienen mucho espacio en el jardín o prefieren tener sus plantas más cerca, en patios o balcones. Aquí te dejo algunos consejos para asegurarte de que tu lavanda en maceta crezca sana y feliz:

Elección de la Maceta

  • Material: Las macetas de terracota son ideales porque son porosas y permiten que el suelo respire, reduciendo el riesgo de exceso de humedad.
  • Drenaje: Asegúrate de que la maceta tenga agujeros de drenaje en la parte inferior para evitar el encharcamiento del suelo.

Sustrato Adecuado

  • Usa una mezcla de tierra bien drenante. Las mezclas diseñadas para cactus y suculentas funcionan bien para la lavanda, ya que prefieren condiciones menos húmedas.

Riego

  • La lavanda no necesita mucha agua. Riega solo cuando el sustrato esté seco al tacto. En verano, esto puede significar regar una o dos veces por semana, mientras que en invierno, el riego debe reducirse.

Luz Solar

  • La lavanda ama el sol. Asegúrate de que reciba al menos 6 a 8 horas de luz solar directa al día. Si estás dentro de casa, coloca la maceta cerca de una ventana que reciba mucha luz.

Fertilización

  • La lavanda no es muy exigente con la fertilización. Puedes aplicar un fertilizante de liberación lenta al principio de la temporada de crecimiento o usar un fertilizante líquido diluido cada pocas semanas durante la primavera y el verano.

Poda

  • Poda la lavanda después de la floración para mantenerla en forma y promover un crecimiento saludable. Esto también ayuda a prevenir que la planta se vuelva leñosa.

Renovación del Sustrato

  • Considera renovar la parte superior del sustrato cada año para reponer los nutrientes. Cada dos o tres años, es aconsejable trasplantar la lavanda a una maceta un poco más grande con sustrato fresco.

Protección en Invierno

  • Si vives en un área con inviernos fríos, considera mover tus macetas de lavanda a un lugar protegido o dentro de casa si las temperaturas bajan mucho.

Otras razones por las que una planta de lavanda se está muriendo.

La podredumbre de las raíces es un problema común causado por el exceso de riego que provoca la muerte de la planta de lavanda.

Si sospecha que la raíz se está pudriendo, debes actuar rápidamente para salvar la planta.

Retira la planta del suelo y pode las raíces afectadas. A continuación, vuelva a plantar la lavanda en un suelo que drene bien.

Los insectos pueden ser un problema.

Los pulgones chupan la savia de las plantas. Puedes detectarlos observando las manchas blancas que aparecen en los tallos y las hojas de las plantas infestadas.

La chinche de cuatro líneas es otro insecto que se alimenta de las hojas y los tallos nuevos desde finales de mayo hasta principios de julio.

Las hojas infestadas acaban manchadas con puntos blancos o grises uniformes. Por lo general, el daño que causa es más ornamental que mortal.

Enfermedades.

La mancha foliar por Septoria está causada por un hongo que debilita las plantas a finales del verano y principios del otoño. Se ve favorecida por las condiciones húmedas y mojadas.

Otro síntoma de la mancha foliar por Septoria son las manchas redondas en las hojas. Esta enfermedad fúngica se propaga por el viento.

Podredumbre de raíz en lavanda

La podredumbre de raíz en la lavanda puede ser un problemilla bastante fastidioso, pero vamos a ver cómo podemos ayudarte a solucionarlo. Este problema suele ser causado por hongos que atacan las raíces de la planta cuando el suelo está demasiado húmedo o no drena bien. La lavanda, siendo amante del sol y de los suelos bien drenados, realmente no disfruta tener «los pies mojados».

Para identificar la podredumbre de raíz, puedes buscar algunos signos como el amarillamiento y marchitamiento de las hojas, crecimiento lento, y raíces que se ven marrones y blandas en lugar de firmes y blancas.

Aquí te dejo algunos consejos para prevenir y tratar la podredumbre de raíz en tu lavanda:

  1. Drenaje Adecuado: Asegúrate de que tu lavanda esté plantada en un lugar con buen drenaje. Si la plantas en maceta, usa una mezcla de tierra adecuada para cactus o suculentas que permita un buen drenaje.
  2. Riego Moderado: La lavanda no necesita mucha agua. Deja que el suelo se seque entre riegos para evitar el exceso de humedad.
  3. Controla la Humedad: Si vives en un clima húmedo, considera plantar la lavanda en camas elevadas o en contenedores para mejorar el drenaje y la circulación del aire.
  4. Tratamientos Fungicidas: Si detectas la podredumbre de raíz a tiempo, puedes intentar tratar la planta con un fungicida adecuado. Sin embargo, es importante seguir las instrucciones del producto cuidadosamente.
  5. Prácticas de Cultivo Sanas: Evita herir las raíces al plantar o trasplantar y asegúrate de que tu herramienta esté limpia y desinfectada para evitar la propagación de enfermedades.

Si tu planta ya está muy afectada, puede ser difícil salvarla, pero tomar medidas preventivas para el futuro puede ayudarte a evitar que el problema se repita.

Control de plagas en lavanda

La lavanda es bastante resistente y no suele tener muchos problemas de plagas, pero hay algunas que pueden aparecer de vez en cuando. Aquí te cuento sobre las más comunes y cómo manejarlas:

Ácaros Araña

  • Identificación: Pequeñitos y difíciles de ver a simple vista, estos ácaros suelen dejar telarañas en las partes inferiores de las hojas.
  • Control: Aumenta la humedad alrededor de tus plantas, ya que los ácaros odian la humedad. Puedes usar un paño húmedo para limpiar suavemente las hojas o aplicar un spray de agua. Para infestaciones graves, considera usar un insecticida orgánico o aceite de neem.

Polillas del Género Lavandula

  • Identificación: Sus larvas se alimentan de las flores y brotes, lo que puede afectar la floración.
  • Control: Revisa tus plantas regularmente y retira a mano las larvas. Mantener el área alrededor de las plantas limpia y libre de escombros también puede ayudar a prevenir su aparición.

Escarabajos

  • Identificación: Varios tipos de escarabajos pueden alimentarse de las hojas de la lavanda, dejando agujeros visibles.
  • Control: La mayoría de las veces, puedes simplemente retirar estos insectos a mano. Para prevenir, mantén la zona alrededor de tus plantas limpia y bien cuidada.

Pulgones

  • Identificación: Pequeños insectos verdes, negros o amarillos que succionan la savia de las plantas, dejando tras de sí una sustancia pegajosa llamada melaza.
  • Control: Puedes rociar los pulgones con un fuerte chorro de agua para deshacerte de ellos o usar jabón insecticida si el problema persiste.

Prevención general

  • Buena Circulación de Aire: Planta la lavanda a una distancia adecuada entre sí para asegurar una buena circulación de aire.
  • Suelo Bien Drenado: Como con la podredumbre de raíz, un buen drenaje es vital para prevenir enfermedades que atraen plagas.
  • Riego Adecuado: Evita el exceso de agua para no atraer plagas amantes de la humedad.
  • Control de Malezas: Mantén el área alrededor de tus lavandas libre de malezas para reducir los escondites de las plagas.

Con estos consejos, espero que puedas mantener tu lavanda feliz y libre de plagas. ¡Recuerda, la prevención es clave!

Cómo revivir la lavanda.

Si se sospecha que la raíz está podrida, poda las raíces infectadas y vuelva a plantar la lavanda en un suelo que drene bien.

Asegúrate de que tu lavanda, en maceta o no, reciba de seis a ocho horas de sol.

Riega en profundidad, pero espera a que los primeros 2,5 cm de tierra esté seca antes de volver a regar.

Riega en la base de la planta para mantener el follaje seco y minimizar las enfermedades fúngicas.

La lavanda se vuelve naturalmente frondosa con regiones abiertas y leñosas en el centro de la planta. Poda la planta de un tercio a la mitad antes de que empiece el nuevo crecimiento.

Analiza el suelo. El pH ideal para la lavanda es de 6 a 8. Enmienda con piedra caliza para aumentar el pH.

pH del suelo para lavanda

El pH del suelo es un factor crucial para el crecimiento saludable de la lavanda, ya que afecta la capacidad de la planta para absorber nutrientes. La lavanda prefiere un suelo con un pH ligeramente alcalino, idealmente entre 6.5 y 7.5. Este rango de pH ayuda a la lavanda a desarrollarse mejor y a producir sus característicos aceites esenciales, que son responsables de su aroma y propiedades.

¿Por qué es importante el pH alcalino para la lavanda?

  • Absorción de Nutrientes: Un pH adecuado asegura que la lavanda pueda absorber óptimamente los nutrientes del suelo, especialmente el hierro, el manganeso y el fósforo.
  • Prevención de Enfermedades: Un pH equilibrado también puede ayudar a prevenir problemas de enfermedades fúngicas, a los que la lavanda puede ser susceptible en suelos demasiado ácidos.

¿Cómo medir el pH del suelo?

Puedes medir el pH del suelo usando un kit de prueba de pH disponible en tiendas de jardinería o centros de mejoras para el hogar. Estos kits suelen ser fáciles de usar y te proporcionan una lectura rápida del pH de tu suelo.

¿Cómo ajustar el pH del suelo?

  • Para aumentar el pH (hacer el suelo más alcalino): Puedes agregar cal al suelo. La cantidad necesaria dependerá de la prueba de pH actual del suelo y de su tipo. Sigue siempre las instrucciones del empaque para evitar sobredosificar.
  • Para disminuir el pH (hacer el suelo más ácido): Esto rara vez es necesario para la lavanda, pero si es necesario, se puede aplicar sulfato de aluminio o azufre elemental al suelo siguiendo las recomendaciones específicas basadas en la prueba de pH y el tipo de suelo.

Mantenimiento del pH

  • Monitoreo Regular: Es una buena práctica revisar el pH de tu suelo cada uno o dos años, ya que las condiciones del suelo pueden cambiar con el tiempo debido a la lluvia, el riego y la adición de enmiendas orgánicas.
  • Enmiendas Orgánicas: Incorporar materia orgánica en el suelo puede ayudar a mantener el pH en un nivel óptimo y mejorar la estructura general del suelo.

Al mantener el pH del suelo dentro del rango ideal para la lavanda, estás creando un ambiente que permite a tus plantas florecer y producir abundantes flores y fragancias.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Le plus lu :

Go up